Archivo de la etiqueta: energía

Matemáticas Áureas y unidad fractal

Para comprender cuales son los principios que rigen la estructura de la realidad, conviene analizar la unidad, de la que procedemos, a la que pertenecemos y con la que estamos dialogando de forma permanente durante nuestras vidas.

Es en la extrema sencillez, donde podemos hallar la máxima complejidad. Aunque pueda sonar contradictorio alrededor de este principio se estructura todo lo que conocemos. Muchas veces erramos en nuestro planteamiento y enfoque porque no tenemos en cuenta este principio rector. Nos han enseñado que para descubrir la naturaleza de las cosas, existen principios y ciencia complicados y que no merece la pena explorar estos conceptos a menos que tengamos una formación y conocimientos específicos en la materia.

Científicos contemporáneos como Nassim Haramein o Dan Winter, por citar algunos, nos están enseñando que la física y la geometría sagrada parten de la misma fuente, de las mismas leyes. Así pues es lógico que el lenguaje universal, las matemáticas, sea capaz de transportarnos por los mismos senderos.

Pitágoras nos lego a través de uno de los símbolos de su escuela, la mónada, un instrumento extraordinariamente potente, uno de los recursos con más potencial para poder explorar la naturaleza de la creación y su inmanente unidad.

Una des las características más importantes de la unidad, es que cuando la analizamos aritméticamente y le aplicamos operadores básicos, su identidad se mantiene inalterable.

Es una propiedad que parece nimia, pero que en realidad es base y origen de todo lo que viene después.

Todos aquellos números que comparten propiedades con la identidad de la unidad, son fundamentales en la construcción de la matriz de generación de la realidad fractal.

Entendamos como “0”, aquel espacio lleno de un potencial infinito e imaginemos en ese espacio de infinito potencial, de infinita energía, un centro de equilibrio donde se producen las interacciones fundamentales. Si atendemos al mapa que nos ofrece la mónada, ese centro es el punto, que mantiene la belleza de la forma que ha heredado de “0”, pero que dado el entramado de relaciones energéticas (funcionales) que representa se ha convertido en algo distinto. Llamemos a ese algo “1”.

Observemos que ese “1”se halla en perfecto equilibrio con cualquiera de los extremos del contorno de “0” y es que “0” no podría ser como es, si no tuviera a “1”. Pues es “1” el que proporciona el espacio y la forma para poder proyectar ese centro y por lo tanto equilibrar todo el sistema.

“1” está en constante vibración y dinamismo, ya que opera como núcleo funcional de “0” (espacio de potencial infinito), además tiene forma la cual se deriva de la economía de ese equilibrio fundamental entre ambos. Si nos volvemos a fijar en la mónada de la Escuela Pitagórica, podemos entrever la circunferencia. No obstante, no debemos olvidar que dicha circunferencia en un plano tridimensional (como el nuestro) adopta la forma de una esfera.

Entendamos que ese “1” ese centro de interacciones energéticas fundamental, es lo que denominamos realidad material. Como ya sabemos que vivimos en un plano de existencia que se replica a si mismo siguiendo los mismos principios y formas, es decir fractal, podemos inferir que si vamos hacia fuera, ese “0” en otro nivel será “1” y que a su vez se complementará con otro “0” que proporcionará equilibrio al sistema.

Vayamos ahora hacia dentro, nuestro “1” se ensanchará mostrándonos como se relacionan las hebras de energía, como interactúa el tejido de potenciales formando el tapiz tridimensional que conocemos como realidad. Si continuamos viajando hacia dentro, llegaremos a un momento de nuestro viaje en que “1” mostrará sus límites tan alejados, que de repente nos daremos cuenta que “1” se ha expandido tanto que se ha convertido en “0” y que a su vez se vuelve a definir un centro de equilibrio nuevo en este nivel. Habremos descubierto un nuevo “1”.

Es en ese principio fractal en el que nos movemos y que para poderlo comprender de forma íntima, podemos estudiar la relaciones de esos potenciales energéticos de los que está formado “1”. Denominemos a ese “1” matriz de generación de la realidad.

Es a partir de uno de estos “1” donde nosotros nos hallamos y desde donde exploramos el resto de la realidad fractal. Es por ello que la identidad de la Unidad, del “1”, es la ley generatriz suprema. Desde ese principio generatriz, todo aquello que se acerca a la identidad de la unidad en cualquiera de sus formas, se sitúa en el centro de la matriz de generación de la realidad.

En el próximo artículo hablaré de los números, que dada su proximidad con la identidad de la unidad, ya sea aritmética, geométrica o relacional; son fundamentales para comprender los principios de las matemáticas áureas.

Número 11, atentados de Oslo y Matemáticas Áureas

Ciertamente uno podría decir que existen demasiadas casualidades respecto a eventos catastróficos y la ocurrencia del número 11. Algunos de los últimos ejemplos nos remiten al gran terremoto de Sumatra, de 8,7 grados en la escala Richter, acaecido el pasado 11 de abril de este mismo 2012 y al terremoto y tsunami de Fukushima del 11 de marzo de 2011, que llegó a 9 de intensidad en la misma escala.

Vídeo sobre la la increible historia del número 11

Especialmente interesante son los datos que respectan a los atentados de Oslo. Los hechos sucedieron el día 22 de julio de 2011. Si comenzamos analizando la fecha hay algo que salta a la vista:

22 es múltiplo de 11 = 11+11 = 11×2

Además si tenemos en cuenta el día y el mes, tenemos:

Día= 22,  mes=7

2+2+7 = 11 otra vez.

Hay otro detalle que se le ha escapado a la mayoría, pero que es de una importancia capital, ya que como pretendo establecer en este artículo, el uso del número 11 va asociado a números irracionales y trascendentales, como son Pi y Phi.

Pi= 3,14159265…

Phi= 1,618033988…

Los números irracionales son números especiales, ya que no pueden ser expresados con una fracción de números enteros y cuando además son trascendentales, es porque tienen un número de decimales no consecutivos infinito (es el caso de Phi y de Pi).

En realidad desde el prisma de las matemáticas áureas, he decidido nombrarlos números generatrices, ya que dichos números están intrínsecamente implicados, en la generación de lo que comúnmente denominamos realidad.  Dicho de otra manera, sus propiedades matemáticas los sitúan en el centro de la matriz de generación de la realidad fractal.

Además tienen una propiedad maravillosa y es que después de la coma, literalmente generan infinitas combinaciones de números. Son como el motor que proyecta la realidad fractal hacia el infinito.

Volviendo al ejemplo de Oslo, si nos fijamos atentamente, los atentado sucedieron el día 22 del mes 7. Una de las aproximaciones históricas más conocidas del número Pi, que como sabéis define las propiedades no solo de la circunferencia, si no también de la esfera entre otras; implica precisamente a 22 y a 7, de forma que:

Una de las primeras referencias escritas de esta aproximación fraccionaria de Pi es el Papiro de Rhind. Un papiro de ejercicios matemáticos que data del antiguo Egipto, aunque no es la única manifestación. En los antiguos escritos védicos de la India, se habla del uso de una antigua escala musical que constaba de 7 tonos principales y de 22 semitonos o srutis.

Esto aunque pueda sonar chocante tiene una lógica aplastante, ya que la música y las resonancias armónicas en la que estos números especiales intervienen, son manifestaciones del mismo fenómeno, energía y esta se distribuye siguiendo las mismas matemáticas.

Otro ejemplo paradigmático fue Pitágoras, que además de matemático y filósofo, estudio en profundidad las armonías musicales y como estas proporciones matemáticas armónicas se aplicaban al Cosmos.

Volvemos a resituarnos en los lamentables sucesos de Oslo y aparte de la fecha me gustaría destacar dos detalles más que son tremendamente significativos. El número oficial de víctimas de los atentados acabó ascendiendo hasta 77. Para empezar este número por sí solo es múltiplo de 11. En concreto es:

11×7 = 77

Cabe destacar que otra vez tenemos una referencia aludida al número Pi, ya que:

No solo eso,  si tomamos el recorrido en la circunferencia de Pi medios, obtenemos la medida de 90º,  que describe la forma geométrica del ángulo recto que caracteriza al cuadrado, que también relaciona el próximo número irracional.

El siguiente número irracional, la raíz cuadrada de 2, que es fundamental, ya que determina la longitud de la diagonal de un cuadrado de lado 1:

7+7 = 14

Tenemos que la raíz de 2 y su inverso:

Es cuando sumamos el número oficial de heridos en los atentados,  con el número de víctimas, que aparece el tercer actor de la obra, la raíz cuadrada de 3.

Heridos = 96

Víctimas = 77

Total = 96+77 = 173

Estas relaciones matemáticas son esenciales, ya que la raíz de 3 determina la longitud de la diagonal que une vértices opuestos y que por lo tanto determina la tridimensionalidad de un cubo o hexaedro de lado 1 y la distancia entre los lados de un hexágono.

Si unimos los tres números irracionales que hemos encontrado, aparece de forma natural la intersección de las circunferencias, la Vésica Piscis. La base de la matriz geométrica y matemática de generación de la realidad fractal.

Descubre mucho más sobre como funcionan las Matemáticas Áureas y como se han codificado a nivel histórico este conocimiento en el seminario del próximo 1 de julio.

Seminario 1 de Julio, centro A·SANA, Barcelona

¡Ya tenemos fecha fijada y lugar para el seminario de matemáticas áureas!

Para ver el cartel a tamaño completo solo tenéis que pulsar encima de la imagen.

Para inscripciones escribid a: ainhoacalderero@gmail.com

¡Nos vemos en A·SANA!

Entradas relacionadas:

Muy pronto seminario de 8 horas de matemáticas áureas en Barcelona

Número 11, atentados de Oslo y Matemáticas Áureas

Muy pronto seminario de 8 horas de matemáticas áureas en Barcelona

Después de haber hecho una presentación introductoria y bastante sencillita, donde presenté algunos conceptos de las Matemáticas Áureas, estoy a punto de revelar informaciones que llevan ocultas siglos.  En realidad teniendo en cuenta el trabajo de H. P. Blavatsky,  deberían ser denominadas Matemáticas de la Doctrina Secreta.

Tras un año de investigación exhaustiva que comenzó con la historia del número 11, me he dado cuenta de hasta que punto fueron importantes las enseñanzas de Pitágoras y para poder encajar las piezas de los fenómenos matemáticos que estaba observando, definí la identidad de los números como algo mucho más complejo de lo que nunca nos han contado.

Los números son conceptos a los que hemos dado forma y existen más allá de las representaciones gráficas que les hemos otorgado. Existen de la misma forma que la geometría, conformando una red o patrón de interferencia que permite la constitución de la realidad como la conocemos. Números y geometría son representaciones de una misma cosa, energía.

De la misma forma que existe la geometría sagrada, existen relaciones matemáticas y patrones numéricos, que representan esas armonías que se replican a nivel fractal. Podrían ser denominados  números sagrados, pero he preferido apodarlos como números generatrices, ya que ellos están en el centro de la matriz matemática relacional que constituye la realidad.

En el próximo seminario de Barcelona, que se llevará a cabo en el centro A·SANA, explicaré en detalle estas identidades de los números. Adelantaré algunas diapositivas para que podáis comenzar a entrever lo que quiero contar.

De momento a todos aquellos interesados en apuntarse al seminario, os recomiendo que veáis los vídeos 3 y 5 del taller organizado el pasado mes de febrero en el Callis.

Entradas relacionadas:

Seminario 1 de Julio, centro A·SANA, Barcelona

Tercer vídeo del taller de febrero en Vimeo

Para aquellos que habéis tenido problemas en youtube, este es el tercer vídeo del taller de febrero subido a Vimeo.

En este vídeo podréis aprender cuales son las bases para la construcción geométrica/matemática de símbolos resonantes. Recomiendo ver antes las 2 primeras partes del taller en la sección de multimedia.

Quinto vídeo del taller de febrero, Matemáticas Áureas

Quinto y último vídeo del taller del mes de febrero, en este se aborda una nueva forma de entender las matemáticas.

Un nuevo enfoque matemático que permite conecta entre otras a la geometría sagrada, la física cuántica o la alquimia. Redescubriendo la raíz del conocimiento que ha ido pasando de civilización en civilización y a través de generaciones de sacerdotes y de linajes reales. Una de las conclusiones más importantes que aporta esta visión de las matemáticas, es que conecta a distintas culturas ancestrales, como la hebrea, la egipcia o la babilonia, apuntando una raíz común para el conocimiento científico secreto de todas ellas. Este conocimiento relaciona entre otras cosas el origen de los lenguajes escritos, la astronomía, la Kaballah, la física y la química a través de la alquimia y nuestro linaje genético.

El mesaje de las mismas al final, es que todos somos uno y es por eso que todos aquellos números que se acercan a la identidad de la unidad, son claves para entender como se crea la realidad.

Cuarto vídeo del taller de febrero, Deconstrucción simbólica

Recomiendo que antes de ver este vídeo veais los 3 primeros, están disponibles en la sección multimedia.

Esta cuarta parte está enteramente dedicada a la deconstrucción simbólica, o dicho de otra manera, a analizar paso a paso los símbolos, para entender cómo y porque han sido construidos de una determinada manera.